Por desgracia cada año se dan casos en España por contagio de Legionella, con victimas mortales en ocasiones. Existe preocupación por la responsabilidad incurrida tanto por las empresas mantenedoras, los titulares de las instalaciones, o  incluso la propia administración.

Desde QUIPONS  ya os hemos descrito las instalaciones sujetas a la normativa que rige la prevención y control de Legionellosis,  el Real Decreto 865 del 2003. A continuación os mostramos las infracciones y posibles sanciones en que se puede incurrir, recogiendo lo indicado en el artículo 14 de la misma.

Sin perjuicio de otras responsabilidades, civiles o penales, las infracciones en materia de Legionella tendrá carácter administrativo, por lo tanto, quedan sujetas a dicho procedimiento. Existiendo tres tipos de infracciones:

Infracciones leves:

  1. a) Las simples irregularidades en la observación de la normativa vigente, sin trascendencia directa para la salud pública.
  2. b) Las cometidas por simple negligencia, siempre que la alteración o riesgos sanitarios producidos fuesen de escasa entidad.
  3. c) Las que merezcan la calificación de leves, o no proceda su calificación como faltas graves o muy graves.

Infracciones graves:

  1. a) No corregir las deficiencias observadas y que hayan dado lugar a una sanción previa de las consideradas leves.
  2. b) La omisión de datos, falta de notificación de las instalaciones, ocultación de informes u obstrucción de la actividad inspectora de la Administración, siempre que se produzca por primera vez.
  3. c) No disponer del registro establecido o no realizar las anotaciones preceptivas.
  4. d) El incumplimiento de las medidas preventivas específicas de la instalación, en relación con el diseño de nuevas instalaciones, las modificaciones, o programas de mantenimiento.
  5. e) El incumplimiento de las órdenes dictadas por la autoridad sanitaria de realización de las actuaciones de limpieza y desinfección o de reformas estructurales.
  6. f) El tratamiento de las instalaciones con desinfectantes no autorizados por la Dirección General de Salud Pública.
  7. g) La realización de operaciones de mantenimiento higiénico-sanitario por personal que no haya realizado los cursos establecidos.
  8. h) La reincidencia en la comisión de infracciones leves, en los últimos tres meses.
  9. i) Las que merezcan la calificación de graves, o no proceda su calificación como faltas leves o muy graves.

Infracciones muy graves:

  1. a) Las que se realicen de forma consciente y deliberada, siempre que se produzca un daño grave a la salud pública.
  2. b) El incumplimiento de la orden dictada por la autoridad sanitaria de paralización total o parcial de la instalación, o bien su nueva puesta en funcionamiento sin autorización.
  3. c) El incumplimiento reiterado de los requerimientos específicos de las autoridades competentes.
  4. d) La negativa absoluta a facilitar información o prestar colaboración a los servicios de control o inspección.
  5. e) La resistencia, coacción, amenaza, represalia, desacato o cualquier otra forma de presión ejercida sobre las autoridades competentes o sus representantes.
  6. f) Las que en razón de los elementos contemplados en este artículo y de su grado de concurrencia merezcan la calificación de muy graves, o no proceda su calificación como faltas leves o graves.

Las sanciones se dictarán conforme a la Ley 14 de 1986 General de Sanidad, constituyéndose hasta 3.005,06 euros las leves, hasta 15.025,30 euros las graves, y hasta 601.012,10 euros las muy graves.

Para evitar cualquier problema relacionado con Legionella, te recomendamos que contactes sólo con empresas acreditadas y contrastadas, en QUIPONS, te ayudaremos a cumplir con la reglamentación según aplique a tu instalación, sin tener que preocuparte absolutamente de nada, ya que nosotros nos encargaremos de todo, por nuestra avalada experiencia. COMPRUEBALO.