Picudo Rojo | Quipons
picudo-bg
picud_

Picudo Rojo de las palmeras

Quipons somos expertos en solucionar problemas de picudo rojo en palmeras. Le ofrecemos una solución eficaz para su eliminación y control mediante técnicas novedosas, no agresivas y respetando el entorno.

Tratamientos contra El Picudo Rojo de las palmeras (Rhynchophorus ferrugineus). Esta especie invasora es un coleóptero (escarabajo) que se ha convertido en una de las plagas más dañinas en las regiones donde se ha instalado. En países como España, Portugal, Francia e Italia está presente gracias a la importación de palmeras del Norte de África donde llegó desde el Sudeste Asiático.

Descubre más sobre la eliminación del picudo rojo de las palmeras y contacta con nosotros aquí.

picudo-image
Referencias

– Actuaciones a realizar en palmáceas para el control de Rhynchophorus ferrugineus. Servicio de Sanidad Vegetal, Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente. CARM. Noviembre de 2006.

– Recomendaciones para combatir al Picudo Rojo de las palmeras (Rhynchophorus ferrugineus Oliver), Consejería de Agricultura y Pesca. Abril de 2012.

picudo
Introducción

El Picudo Rojo (Rhynchophorus ferrugineus) es una especie invasora que se ha convertido en una de las plagas más dañinas en las regiones donde se ha instalado. Este insecto ataca a varias especies de palmeras, provocando generalmente la muerte del árbol. Originario de regiones tropicales del Sureste Asiático y la Polinesia, comenzó a expandirse por el sur de Asia y Oriente Medio hace 25 años. Tras alcanzar el norte de África continuó, gracias a la importación de palmeras, su expansión hacia los países del sur de Europa: Italia, Francia, España y Portugal.

Morfología y Ciclo Biológico

Coleóptero (Familia Dryophthoridae) de entre 2 y 4,5cm de longitud y color entre anaranjado y rojo. Puede tener un número variable de manchas negras sobre el tórax. Presenta un rostro alargado, liso en la hembra y recubierto de un penacho de setas en el macho. Huevos de  color amarillo y tamaño diminuto (1-2,5mm). Larva ápoda y alargada (hasta 5 cm de longitud). Color blanquecino nada más nacer y se torna amarilla a medida que se desarrolla. Cabeza diferenciada de color marrón y con mandíbulas.

La hembra deposita entre 300-400 huevos en el interior de las grietas del árbol. Tras unos 3-5 días emergerá la larva. Esta se alimentará del tejido vegetal de la palmera, generando numerosas galerías. Tras 1 ó 3 meses. El periodo de pupa dura entre 2 y 4 semanas, periodo tras el cual emergerá el adulto.

Sintomatologia

Los síntomas que muestra esta plaga son distintos dependiendo del hospedante y nos ayudaran a evaluar su posible presencia.

3.1 Phoenix canariensis (Palmera canaria)

Los principales síntomas se manifiestan en la parte alta de la palmera o balona, donde se desarrollan las palmas:

• Palmas externas desprendidas, las cuales presentan al desgarrarse galerías en la zona de inserción del tronco.

• Aspecto desplomado de la corona de hojas.

• El ojo de la palmera o yema principal se muestra desplazado o no existe y adquiere una tonalidad amarillenta.

• Presencia de orificios en los cortes existentes en las tabalas de la balona.

• Restos de pupas (capullos o croquetas) o fibras insertadas entre las tábalas y palmas.

• El eje central de las palmas se muestra comido y en ocasiones tronchado.

• Restos de pupas (capullos o croquetas) o fibras insertadas entre las tabalas y palmas.

• Palmas en forma de punta de fecha

• Foliolos aperdigonados y con presencia de restos de fibras

• Restos de palmas, fibras y capullos en el suelo.

• Presencia de galerías en las palmas podadas

• Orificios en envolturas y base de las palmas

3.2. Phoenix dactylifera (Palmera datilera)

Los síntomas en muchos casos son similares a los descritos anteriormente, pero las infestaciones en esta especie suceden desde la parte baja o por los hijuelos. Como síntomas específicos destacan:

• Exudados gomosos de color rojizo o pardo en el tronco o fuste.

• Hijuelos secos o sueltos, los cuales al desprenderse fácilmente presentan fibras comidas en el punto de unión.

• Los hijuelos presentan en las palmas los mismos daños que los descritos para la palmera canaria.

• Se observan pupas insertadas en la zona de unión con la palmera o en las axilas de las palmas de los hijuelos. En todas las especies la fibra atacada, presenta una coloración rojiza, ligeramente humedecida y con un olor acido característico, que se genera en el proceso de fermentación.

3.3. VIGILANCIA Y SEGIMIENTO DE PALMERAS

Teniendo en cuenta la sintomatología descrita anteriormente para estas dos especies, los órganos de la planta a observar para una detección precoz serán.

Phoenix canariensis (Palmera canaria)

En esta especie se deberá estudiar principalmente la valona. También se deberá comprobar el espacio entre las tabalas y el estípite, así como si el ojo de la palmera se encuentra desplazado o ausente. El desplomado general de la corona o la presencia de palmas o fibras en el suelo también deberá ser observado, además de revisar los restos generados tras la poda.

Phoenix dactylifera (Palmera datilera)

En el caso de esta palmera se deberá revisar la parte inferior y el tronco de la palmera, además de los hijuelos de la misma. Es necesario destapar zonas con exudaciones, orificios y oquedades. Otros signos útiles pueden ser la presencia de sonidos similares a mordeduras de roedores o que la palmera emane olores ácidos fuertes.

Tratamientos Fitosanitarios

Las técnicas de aplicación y los productos fitosanitarios a emplear deben estar autorizados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y estos deberán ser comunicados o señalizados en caso de efectuarse en zonas verdes de tránsito de personas.

4.1. Tratamientos preventivos:

Este tipo de tratamientos se aplicarán cuando la palmera no muestre síntomas de estar infectada por el coleóptero. Puede emplearse un tratamiento integrado (combinando el uso de nematodos y productos fitosanitarios) o químico, siendo necesario en ambos casos repetir los tratamientos cada 60 días. El tratamiento químico se basa en el empleo de Imidacloprid (con una dosis de 0,75ml/L), Tiametoxan (0,4gr/L) y Clorpirifos (2ml/L). Los dos primero tienen acción sistémica, penetran en el interior de la palmera y atacan a las larvas. Tiametoxam se distribuye más rápidamente, por lo que es recomendable su empleo en los meses de invierno, cuando la actividad xilemática de la planta es menor. El Clorpirifito es un pesticida de contacto que actúa sobre los adultos cuando estos se posen sobre el tronco de la palmera. Este tratamiento es recomendable durante los meses en los que la actividad de vuelo de los adultos es mayor (abril y octubre).
En el protocolo integrado se emplea también el Imidacloprid, pero combinado con el control biológico, en este caso nematodos de la especie Steinernema carpocapsae (1 millon/L). Las altas temperaturas de la Región dificultan mucho el empleo de nematodos, por lo que se recomienda su uso desde octubre a abril y emplear Imidacloprid desde mayo a septiembre.

4.2. Tratamientos curativos:

Cuando la palmera ya esta infectada es necesario el empleo de métodos curativos. Se recomienda emplear un tratamiento integrado, empleando el mismo protocolo (Imidacloprid y S.carpocapsae) que en la prevención, pero repitiéndolo en este caso cada 45 días. Además, este tratamiento se deberá combinar con endoterapia.

La endoterapia vegetal consiste en la inyección en el tronco de un producto nutritivo o fitosanitario para que se distribuya por todos los tejidos de la planta mediante sus canales internos. Este método ofrece numerosas ventajas como son a) afecta a insectos que habitan en el interior de la planta, como el picudo rojo, b) evita la dispersión del producto por el medio y las posibles consecuencias que esto conlleva y c) evita el empleo de grandes cantidades de producto. Estas ventajas han propiciado su uso en arboles del entorno urbano, además de en jardinería y agricultura.

Ingeniería Quipons, S.L. utiliza inyectores de última generación “Ynject” con 4 aplicaciones al año, comenzando en Marzo, para un resultado eficaz en palmáceas.

Si la infestación se encuentra muy extendida y desarrollada, estas medidas no serán eficaces y será necesario seccionar las partes afectadas. Esta cirugía puede ser parcial o total, conservando solo la estípite.

4.3 Consideraciones sobre los tratamientos:

El correcta realización de los tratamientos es un factor determinante para el éxito de los mismos. Estos deberán ser realizados por aplicadores formados y experimentados.

Para que sean eficaces, se deberá bañar completamente el cogollo de palmera, es decir, cuando estén completamente cubiertas las uniones de las tábalas con el estípete y todas las fibras estén empapadas. Algunas medidas que influyen en la correcta aplicación del producto son a) el empleo de pértiga, b) elección del caudal adecuado y c) la pulverización sin boquilla.

Respecto al empleo de nematodos se deben mantener en las condiciones adecuadas, siendo necesario para ello a) el mantenimiento de la cadena de frío, b) eliminar los filtros y boquillas de la máquina de tratamiento, c) remover el caldo para evitar la sedimentación y d) evitar su aplicación en las horas centrales del día y en periodos y zonas calurosos.

Tratamientos Alternativos

5.1. Trampeo con atrayentes:

El empleo de trampas frente a plagas como el picudo rojo presenta dos utilidades. En primer lugar puede emplearse como método de monitoreo, lo que permite conocer datos sobre la población: abundancia, distribución, estado de desarrollo de los ejemplares, etc. La segunda utilidad es que mediante un trampeo masivo se puede reducir la población de la plaga. Existen en el mercado numerosos modelos de trampas, siendo la más eficaz para adultos de picudo rojo aquellas de color negro y forma cónica. Estas trampas deberán contener una feromona de agregación (cuyo componente principal sea el ferrugineol), restos vegetales (caña de azúcar, palma, dátiles, etc) y agua.

La trampa se deberá colocar en el suelo, ya que este insecto presenta un vuelo torpe y accederá con mayor facilidad andando. La trampa deberá situarse a una distancia no menor de 50 metros de la palmera. Se deberá revisar la trama cada 15 días para contabilizar y  retirar los ejemplares capturados y añadir agua. En caso de que la palmera no presente síntomas de infección y no se capturen ejemplares en la trampas, se podrán espaciar los tratamientos preventivos hasta los 90 días.

5.2. DRON

Ingeniera Quipons, S.L. ha sido autorizada por la Agencia Estatal de Seguridad Aerea para las siguientes actividades:

  • Actividades de investigación y desarrollo
  • Fotografía, filmaciones       y       levantamientos       aéreos (levantamientos topográficos, fotogrametría)
  • Observación y    vigilancia   aérea    incluyendo   filmación   y actividades de vigilancia de incendios forestales
  • Operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento

Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar