En ocasiones y sin buscarlo nos encontramos con éstos inesperados visitantes en el interior de nuestro hogar, pero nos hemos planteado por donde han accedido a nuestra casa?

Desde QUIPONS,  como profesionales experimentados, queremos mostraros las posibles vías más comunes de entrada de cucarachas en nuestro domicilio y unos sencillos consejos para evitar o reducir el riesgo de que ocurra.

Antes de todo debemos indicaros que las cucarachas son insectos que coexisten con nosotros desde hace milenios y su control no se basa en el exterminio sino en su mantenimiento alejado y aislado del ser humano, al ser responsables de transmisión de ciertas enfermedades. Sus hábitos alimenticios son omnívoros, por lo que se alimentan casi de cualquier cosa, los detritos humanos y restos orgánicos son su principal alimento, por lo tanto su nicho biológico se encuentra básicamente en el subsuelo, en el interior de las conducciones e infraestructuras de saneamiento existentes que encauzan dichos residuos hasta las estaciones depuradoras para su final eliminación.

No es difícil pensar por tanto, que la principal vía de entrada de las cucarachas en nuestros domicilios sea por éstas “autovías de desechos” que conectan nuestro hogar con el suyo.

Los desaguës de nuestros baños, lavabos, fregaderos, constituyen el acceso principal, es por ello que deben mantenerse en buenas condiciones y nunca verter alimentos por los mismos ya que con ello aumentamos el riesgo de infestación y además contribuimos a generar  atascos en las tuberías. Por lo que siempre es recomendable mantener tapados los desagües en los baños o lavaderos.

Otro posible punto de acceso lo constituyen  las arquetas o botes sifónicos las cuales de no encontrarse lo suficientemente selladas pueden facilitar la comunicación de las cucarachas con el exterior.

Los garajes, sótanos y viviendas de plata baja tienen lógicamente un mayor riesgo de infestación por cucarachas que las viviendas de plantas superiores, en las que el esfuerzo para llegar es mucho mayor. Además desde las puertas exteriores también pueden acceder desde la via pública, en caso de tener cerca un imbornal, sumidero, etc.

Cualquier rendija o grieta que podamos tener puede albergar una colonia de cucarachas por lo que siempre se debe conseguir el mayor hermetizado posible de juntas en los aseos, cocinas o lavaderos.

El establecimiento de barreras físicas y/o biocidas como es el caso de la aplicación de geles suele dar buenos resultados para el control de cucarachas, no obstante desde la prevención tapando vías de acceso, hermetizando alimentos, o aplicando periódicamente productos desincrustantes en desagües y otros elementos, podremos mantener a raya fuera de nuestro entorno a estos desagradables insectos que habitan en el subsuelo.

Recomendamos acudir siempre a profesionales, ya que estudiaremos cada caso dándole los consejos y su solución más acertada.

Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar