Desde entrada en vigor del Real Decreto 1311/2012 de Uso Sostenible de Fitosanitarios, se puso de manifiesto y se apostó firmemente por la reducción del impacto ocasionado por la utilización de productos químicos en la lucha frente a plagas, y se dictaron normas para regular y reducir el uso  profesional de productos fitosanitarios, y utilizarse métodos más respetuosos para el medio ambiente en general.

En la lucha contra la procesionaria, las empresas de control de plagas  han implementado en los últimos años técnicas que ejemplarizan la lucha sostenible, reduciendo el uso de sustancias nocivas y aumentando la utilización de productos útiles para su control como son las feromonas, trampeo, u otras medidas indirectas como la preservación de especies útiles de aves insectívoras, murciélagos, etc.

La procesionaria es una plaga susceptible de autocontrolarse según las condiciones climáticas que se den durante un período determinado  en un área determinada. Aunque en determinados casos se hace necesaria una actuación concreta ya sea preventiva o curativa, especialmente en zonas de esparcimiento y recreo, parques, jardines, campos de golf, etc. en el que existe riesgo de entrar en contacto con la población.

Ya que las temperaturas altas y la humedad limitan su expansión (umbral de vida de las orugas entre -12ºC y 30 ºC), en períodos de escasas lluvias o sequía, se pueden dar picos poblacionales sobre todo a nivel forestal, sobre los cuales se puede actuar en los bordes de las masas, clasificándolas según el grado de afección.

Para su control en parques y jardines cada vez se está imponiendo más la colocación de trampas de captura de adultos de mariposa de procesionaria durante la época de vuelo, que comprende desde  finales de primavera y durante el período de verano.

Dependiendo del nivel de ataque de la plaga, se podrán utilizar en modo de detección y monitoreo y para realización de captura masiva. Colocándose en menor o mayor densidad según se pretenda detectar su presencia o bien lo que se pretenda sea controlar la población de un área determinada. Los machos adultos de procesionaria se verán atraídos y serán capturados, no permitiendo fertilizar los huevos de la hembra, reduciendo así la población al no poder reproducirse.

Desde Quipons recomendamos instalar trampas en primavera para una detección precoz de la plaga y poder anticipar cualquier tratamiento posterior que se haga necesario según los niveles de presencia, y sea erradicada en zonas sensibles como pueden ser jardines, parques, colegios, hospitales, etc. La difusión de la feromona es una técnica eficaz totalmente respetuosa con el entorno al no generar impacto alguno al medio natural circundante. Además el ahorro de costes es mayor al no utilizar maquinaria  para llevarlo a cabo.

Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar