Los chinches de cama, constituyen una de las plagas más globalizadas del planeta, al haber colonizado prácticamente cualquier rincón del mundo.

Estos diminutos insectos, suelen hospedar en zonas y elementos próximos a nosotros, especialmente aquellos en los que contactamos directamente bien al acostarnos o a través de manos, cuello o espalda, principalmente.
Los elementos que contienen telas, rellenos, bordados, etc. suelen ser sus anidamientos favoritos, pero además suelen esconderse en cualquier hueco estructural que se encuentre cerca de sus hospedadores, como pueden ser marcos de ventanas o puertas, marcos de cuadros, cuadros y cajas eléctricas.
Si tuviéramos que elegir que elemento o zona sería la preferida para el asentamiento de ésta plaga, sin duda, ésta es nuestra cama!, y todo lo que la rodea, es decir, cabezal, somieres, almohadas, sobre todo si es de tela, mesitas, enchufes, etc.
Los chinches viajan por todo el mundo, en maletas, vagones de tren, contenedores, vehículos, etc. Es por ello que los profesionales del control de plagas, en ocasiones “temamos” enfrentarnos a una plaga de chinches, especialmente en ámbitos en los que su fácil propagación haga difícil acotar la infestación a un espacio cerrado, en estos casos es un verdadero reto, en el que la colaboración mutua entre el establecimiento infestado y el profesional es primordial para obtener la erradicación de la plaga de chinches.
Aunque los chinches no son fáciles de observar, sobre todo si la plaga todavía no es de envergadura, podemos inspeccionar sobre los elementos y ropa de cama y observar sus manchitas rojizas características, escamas y mudas de piel, y huevos diminutos escondidos bajo fundas de tela, o en marcos de cuadros o cabezales, entre otros. También podremos ver adultos oscuros o rojizos dependiendo si se ha alimentado o no. Suele apreciarse también un cierto olor a humedad aromático.
Si crees que puedes tener chinches en casa pero no los ves, puedes coger cinta adhesiva de dos caras y pegarla en las patas de la cama y del cabecero y observar si se pegan.
En ocasiones sus molestas picaduras causan enrojecimientos y reacciones en la piel. En establecimientos hoteleros o albergues puede constituir un grave problema, que en ocasiones requiere de un desalojo no solo de las habitaciones afectadas sino de las estancias de alrededor para poder atajar la posible expansión de la plaga a través de conductos eléctricos o huecos de ventilación.
Esperamos hayas conocido un poco más sobre como buscar chinches en casa, permanece atento a nuestro blog porque próximamente os dejaremos unas pautas de como debemos actuar ante un problema de chinches.

Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar