La carcoma en muebles

El impacto de la carcoma en los muebles de casa

En anteriores aportaciones os hablábamos de lo importante que era detectar a tiempo una plaga de carcoma, así como de los métodos más eficaces que disponemos para su eliminación. En esta ocasión queremos mostraros lo dañina que puede llegar a ser la carcoma para nuestros muebles o enseres.

Recordad que existen diferentes familias (anóbidos, líctidos y cerambícidos) de carcomas que producen cuantiosos daños en la madera, tanto a nivel forestal como doméstico. Centrándonos en éste último ámbito, los impactos pueden llegar a ser valiosos cuando de lo que se trata son elementos de alto valor cultural y patrimonial como retablos, obras de arte o antigüedades. Es fundamental el elemento humedad, ya que de ella dependerá de que se produzca el ataque o desista porque la madera se encuentre demasiado seca para ser digerida. La carcoma como insecto cosmopolita puede atacar multitud de tipos de madera, pero se aprecia de manera más usual en elementos estructurales y muebles que se encuentran en servicio más de 20 años, de áhi que se precise proteger especialmente éste tipo de enseres cubriéndolos con diversas impregnaciones especiales de barrera.

En el caso de las casas de madera puede constituirse en un grave problema,  especialmente si no se ha actuado de manera preventiva. El problema vendrá desde abajo, es decir de las partes en contacto con la cimentación con el suelo, donde se pueden dar filtraciones de agua y por lo tanto condiciones propicias de humedad, el resultado puede ser catastrófico llegando a afectar seriamente a la estructura general de la construcción.

La capacidad voraz de las larvas realizando galerías internas de entre 1-2 mm , va transformando madera sana en polvo de aserrín característico con apariencia grisácea, y palpable al tacto. Dichas galerías se entrecruzan por lo que su poder degradante es todavía mayor. Como las generaciones se van sucediendo año tras año el daño es continuado y constante, hasta que llega a ser irremediable si no se ha prevenido con anterioridad. Un dato a tener en cuenta es que las maderas pintadas o barnizadas no son susceptibles de ser ovipositadas, a no ser que tengan desperfectos en la corteza y  ésta pueda ser removida.

En definitiva, la carcoma (junto a las termitas), constituye en una plaga muy dañina, para nuestros muebles, enseres y estructuras de madera por lo que una buena prevención con la ayuda de profesionales expertos, podrá evitar su aparición y cuando ya se encuentra colonizada poder mitigar los daños utilizando las técnicas apropiadas.